Salvador Ferrando

Síguenos

El poder de los probióticos en la salud

El poder de los probióticos en la salud
6 min Tiempo de lectura

Para poder hablar de lo que es un probiótico, primero hay que entender el concepto de microbioma intestinal. Antiguamente se le llamaba flora intestinal, pero al ir avanzando en las investigaciones se ha visto que, al no tratarse de plantas, sino de microorganismos lo correcto es llamarlo microbiota o microbioma (Conjunto de genes de bacterias).

Se trata de diferentes micrroorganismos como bacterias, hongos, arqueas, algas y virus que residen en diferentes lugares de nuestro organismo (intestino, piel, cavidad oral, vagina, pulmones…) siendo su mayor concentración y variedad aquella presente en el intestino.

 

Relaciones microbiota-salud-enfermedad

A día de hoy existen diversas investigaciones que relacionan esta microbiota con el estado de salud de diferentes sistemas tales como:

  • Alergias
  • Problemas de piel
  • Asma
  • Enfermedades autoinmunes y otras alteraciones inmunitarias
  • Problemas bucodentales
  • Problemas psicológicos como el estrés, ansiedad y depresión.

 

Esto es debido a que dichos microorganismos cumplen diversas funciones de señalización celular. Por ejemplo:

  • Modulan el paso de tóxicos desde el intestino hacia la sangre.
  • Impiden el crecimiento de otras bacterias patógenas que podrían colonizar nuestro intestino.
  • También segregan sustancias como los AGCC (ácidos grasos de cadena corta) que mejoran la motilidad intestinal y protegen el epitelio del intestino frente a un exceso de permeabilidad.

 

Estos factores mejoran la reactividad inmune frente a determinados alimentos o sustancias contenidas en los mismos o incluso frente a los tóxicos medioambientales.

Por otra parte, participan en funciones digestivas como, por ejemplo:

  • La formación de enzimas tales como la lactasa
  • Digestión de determinadas fibras
  • Inactivan los enzimas producidos por el páncreas
  • Pueden producir vitaminas de gran importancia como la Vitamina K en su forma activa y Vitaminas del grupo B.

 

En la parte psicológica, se sabe que existe el denominado Gut-Brain-Axis o Eje intestino cerebro que relaciona la calidad de la microbiota intestinal con determinados déficits de neurotransmisores como el GABA o la serotonina, lo que nos indica como un posible cambio de esta microbiota puede empeorar o producir síntomas de depresión u otros problemas de carácter psicológico. A su vez, este eje tiene una vía inversa en la que tenemos información de que problemas de estrés, ansiedad o depresión pueden causar problemas en la microbiota, retroalimentandose ambas situaciones de forma crónica.

 

¿Entonces los probióticos pueden ayudar en muchas patologías?

¿Queres ver Más?

Este contenido está restringido a nuestros pacientes registrados. Inscríbete

    Recomendaciones