Salvador Ferrando

Síguenos

Alimentos para Osteoporosis y Osteopenia. El calcio se queda muy corto

15 min Tiempo de lectura

La osteoporosis es una de las características más habituales del envejecimiento. De hecho, se trata de un proceso natural en el que por diversos motivos fisiológicos, la energía celular se redistribuye y existen cambios a nivel de composición muscular y ósea. Es decir, es un proceso normal asociado a la edad.

El problema viene cuando este proceso se presenta en edades más tempranas y empieza a causar incapacidad, sin estar asociado a un proceso de envejecimiento natural. Y, de hecho, hace décadas solo se presentaba en edades avanzadas. Pero en la actualidad, la prevalencia empieza a ser preocupante, incluso en edades intermedias.

Los organismos internacionales de osteoporosis indican que afecta a un 10% de las mujeres de 60 años. Un 20% de las de 70 años. Un 60% de las mujeres de 80 años. Y hasta el 80% de las mujeres de 90 años. En los hombres la prevalencia es ligeramente inferior, oscilando entre un 6 y 10%.

 

¿Cómo puedo saber si tengo osteoporosis?

Estos datos anteriormente expuestos, solo representan aquellos casos diagnosticados (Habrá muchos otros sin diagnóstico) y no tienen en cuenta los casos de osteopenia (Una forma inicial transitoria más suave que si no se corrige acaba desembocando en osteoporosis).

En ambos casos, el diagnóstico se hace a través de un análisis corporal denominado “densitometría ósea”, una prueba de imagen parecida a un TAC donde se evalúa la densidad del hueso del paciente.

El mayor problema de la osteoporosis y la osteopenia radica en que te hacen más propenso a sufrir las denominadas “fracturas por fragilidad”, donde básicamente el hueso puede romperse sin necesidad de sufrir un impacto (Bajando una escalera o cogiendo una garrafa de agua, por ejemplo). Además, la pérdida mineral ósea puede producir dolor articular. Esto hará que la persona que la sufre empiece a moverse menos, empeorando su peso, su metabolismo, su energía mitocondrial y su sistema inmune. Es decir, que las consecuencias a largo plazo no se centran solo en el hueso, sino que son generales.

“En ambos casos, el diagnóstico se hace a través de un análisis corporal denominado “densitometría ósea”, una prueba de imagen parecida a un TAC donde se evalúa la densidad del hueso del paciente.”

¿Queres ver Más?

Este contenido está restringido a nuestros pacientes registrados. Inscríbete

    Recomendaciones